martes, 27 de julio de 2010

Un poema: "Lotófagos", de Rafael González Serrano




"Cuando un bóreas empuje tus velas
desviándote de tu destino
y arribes a las costas
del país libio de Cirene,

cuando en sus orillas te reciban
con la hospitalidad debida
al viajero que navegando mares
busca el retorno al hogar,

cuando las fiestas de los habitantes
de esas tierras te agasajen
y sus perfumes y sus mujeres
desvanezcan la patria en la distancia,

cuando te ofrezcan en generoso ágape
los manjares de su pueblo
y degustes el fruto del loto
dador de la gracia del olvido,

cuando tus compañeros de viaje
cancelados sus empeños
por la laxitud de la desidia
también borren de su mente el horizonte,

cuando el perfume del incienso
de las aras preñe el aire de amnesia
y las melodiosas liras canten
la renuncia de las antiguas huellas,

cuando se entierre el recuerdo
postergando el regreso
y los ecos de la borrosa nostalgia
hayan extraviado sus notas,

que Mnemosine despierte tu memoria
tensando alma y cuerpo:
escucha el sonido de la ausencia,
recupera la llama de la pérdida,
y desertando de los blandos placeres
emprende sin lamento la partida."


Esta maravillosa, sumamente evocadora recreación homérica propuesta por el poema "Lotófagos" forma parte de Insistir en la noche, el nuevo libro del escritor, y querido amigo, Rafael González Serrano (Madrid, 1955), que, como sus anteriores entregas Presencias figuradas y Manual de fingimientos, ha aparecido en la Colección "Covarrubias" bajo el sello de Ediciones Vitruvio.

Sin dejar de perseverar en su personal búsqueda de una expresión de gran tono reflexivo, Rafael alcanza en Insistir en la noche, a mi juicio, una musicalidad más envolvente, y, sobre todo, acierta a plantear "escenas" de gran voltaje poético, en un proceso natural de concreción del objeto lírico, por metafísico que éste resulte. Esta nueva obra de Rafael González Serrano supone, pues, un avance coherente con la personalidad creativa del autor, lo cual reviste una mayor trascendencia, aparte de un mayor mérito. Muy notable poemario donde, además, el motivo conductor de la noche se postula, en palabras del escritor Rafael Soler, "como elemento sustancial de la recreación poética, que permite vislumbrar, ser consciente de lo oculto y lo revelado en un espacio infinito que continuamente se muestra y desvanece".


viernes, 16 de julio de 2010

Un poema: "Crítica del descubrimiento de América", de Ivan Malinowski




"Hace millones de años
descubrieron los camellos América
y se transformaron en llamas.
Hace miles de años
descubrieron los mongoles América
y se transformaron en indios.
Hace quinientos años
descubrieron los españoles
aquella América descubierta
hacía por tanto ya mucho tiempo
y se transformaron en antropófagos
y atracadores de bancos: vaciaron el continente
de metales preciosos
e introdujeron el gorrión."


Este sarcástico y demoledor poema, "Crítica del descubrimiento de América" -que hemos recordado sirviéndonos de una traducción al castellano debida a Francisco J. Uriz-, es obra de una de las voces más interesantes en el contexto de la literatura danesa tras la Segunda Guerra Mundial: el escritor Ivan Malinowski (1926-1989), que participó en el movimiento de resistencia contra la ocupación alemana de Dinamarca, y que siempre se distinguió por su compromiso y solidaridad con los pueblos del llamado "Tercer Mundo".

(Foto: Retrato de Ivan Malinowski.)

martes, 6 de julio de 2010

Reseña de José Vicente Sala sobre el poemario "Mientras viva el doliente"

De nuevo he de agradecer muchísimo al querido poeta, escritor y crítico literario valenciano José Vicente Sala (Oliva, 1973) su generoso interés por mi obra: si ya en 2007 puso su atención en mi anterior libro, Que en limpidez se encuentre, ahora le debo una excelente reseña a propósito de mi nuevo poemario, Mientras viva el doliente. José Vicente Sala es autor de los poemarios Diario de retorno, Premio de Poesía "Eladio Cabañero" 2001 (Ediciones Vitruvio, 2002), y Ciclo austral, Accésit del XV Premio Internacional de Poesía "Jaime Gil de Biedma" (Visor Libros, 2005).

A continuación reproduzco la reseña de José Vicente, tal como ha aparecido publicada en el número correspondiente a junio de 2010 del periódico de información mensual "Crónica de Oliva".


POESÍA INDOLORA

"Antonio Daganzo (Madrid, 1976), autor de los libros Siendo en ti aire y oscuro y Que en limpidez se encuentre, nos trae ahora su nuevo poemario, Mientras viva el doliente. No sabemos si el autor pensó en una trilogía, pero lo que está claro es que Antonio ha depurado su poesía y han sido necesarios los libros anteriores, como lo son los padres, para que estos versos sean transparentes, carentes de artificio y cercanos.

El diccionario abierto:
cuántos nombres que duelen.


En este libro, la vida como una enfermedad es el mensaje principal. Los dolientes somos los vivos; la cita que abre el volumen, de La montaña mágica de Thomas Mann, es reveladora y tiene la clave de lo que el lector encontrará en Mientras viva el doliente. La voz de Antonio Daganzo es potente y concreta, se ciñe a los recuerdos y nos muestra su cargamento de vida. Queda claro que es la poesía el remedio que alivia los dolores de esta enfermedad. Cada verso es una píldora precisa.

Quiere la vida anchura y recorrido,
una frente de sabio en pleno vuelo
despejada e inmune al desconsuelo
bajo el cielo tenaz de lo vivido.


Lo importante en la vida es no negar lo evidente. A menudo, estos temas son tabú o revisten tal patetismo que el lector se hunde y se desanima. En cambio, Antonio propone un pacto. Estamos avisados. No hay engaño. A partir de ahí, pasan los momentos y se evoca la niñez, fuente de todo, porque sólo en esa etapa somos inmortales.

Una de las partes del libro, "Perros de arena", está compuesta por nueve sonetos de buena factura. Son gritos, afirmaciones, preguntas, con el ritmo y la fuerza del que tiene mucho oficio. Antonio toca varios palos y, en todos, sale airoso.

La salvación es posible si el dolor se asume y se vive plenamente consciente. La poesía es la tabla de salvación y el modo de llegar a los semejantes que esperan una respuesta o un testimonio. Eso es Mientras viva el doliente, un claro testimonio de vida, de existencia, con lo bueno y con lo malo, con la dicha y el dolor, y con el recuerdo que se hace presente para aliviar desgarros.

Enfermedad soy yo,
mas también soy su silencio,
su dormir impasible.


Mientras viva el doliente recupera una poética necesaria y útil, un modo de escribir que siempre promete y siempre nos deja con ganas de más. Antonio Daganzo ha echado un pulso y lo ha ganado. Los lectores de poesía también ganamos con sus versos y esperamos nuevos alivios, futuros versos que sean remedio de dolores personales."

domingo, 4 de julio de 2010

Un soneto: "Amor", de Manuel Magallanes Moure




"Amor que vida pones en mi muerte
como una milagrosa primavera:
ido ya te creí, porque en la espera,
amor, desesperaba de tenerte.

Era el sueño tan vago y tan inerte
que sin con vigor tanto no sintiera
tu renacer, dudara, y te creyera,
amor, sólo un engaño de la suerte.

Mas te conozco bien, y tan sabido
mi corazón te tiene que, dolido,
sonríe y quiere huirte y no halla modo.

Amor que tornas, entra. Te aguardaba.
Temía tu regreso, y lo deseaba.
Toma, no pidas, porque tuyo es todo."


"Amor" es uno de los sonetos más elegantes y conmovedores de la historia de la literatura chilena. Su autor, el poeta romántico, dramaturgo y periodista Manuel Magallanes Moure (La Serena, 1878 - San Bernardo, 1924), fue uno de los grandes nombres de la lírica de su país a comienzos del pasado siglo. Además, hoy lo recordamos igualmente por haber formado parte del jurado en los históricos Juegos Florales de Chile de 1914, donde la futura Premio Nobel Gabriela Mistral, enamorada perdidamente del poeta, resultó ganadora con su trabajo "Los sonetos de la muerte".


(Imagen: Manuel Magallanes Moure, retratado en 1919.)

LIBROS DE ANTONIO DAGANZO:

SIENDO EN TI AIRE Y OSCURO
Editorial Slovento, Colección Poesía, Madrid, 2004.
Prólogo de Bernardino M. Hernando - Ilustraciones de Eugenia Ábalos y Jorge Canto.


QUE EN LIMPIDEZ SE ENCUENTRE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n°117, Madrid, 2007.


MIENTRAS VIVA EL DOLIENTE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, nº 217, Madrid, 2010; 2ª edición, 2014; 3° edición, 2015.
En Ecuador: El Quirófano Ediciones, Guayaquil, 2014.
Libro recomendado por la Asociación de Editores de Poesía (España).
Finalista del Premio de la Asociación de Editores de Poesía 2010.


LLAMARSE POR ENCIMA DE LA NOCHE
Ril Editores, Colección Poesía, Santiago de Chile, 2012.
Texto de contraportada de Guido Eytel.
Con el patrocinio de la Facultad de Ingeniería, Ciencias y Administración de la Universidad de la Frontera, Temuco (Chile).
Mención de Honor "Luis de Góngora y Argote" de Poesía, concedida por el Instituto de Estudios de Literatura Contemporánea (España).


CLÁSICOS A CONTRATIEMPO (La música clásica en la era "pop-rock")
Ensayo divulgativo sobre música culta.
Ediciones Vitruvio, Madrid, 2014.
Ilustraciones de Eugenia Ábalos.


JUVENTUD TODAVÍA
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n° 527, Madrid, 2015.
Premio de la Crítica de Madrid 2015.

Sinfonía de las palabras. Textos de Antonio Daganzo. Edición de Vicente Etxarte.

Loading...