martes, 29 de octubre de 2013

Un poemario: "Arquetipos", de Jessica Atal



Un ambicioso sentido histórico y totalizador preside la nueva obra de la poeta chilena -también editora y muy relevante crítica literaria- Jessica Atal (Santiago, 1964): si su insigne compatriota Gabriela Mistral ya había retratado con amplitud la condición femenina en su serie de poemas reunidos bajo el epígrafe de "Locas mujeres" -serie que quedó repartida entre Lagar I y los textos póstumos de Lagar II, y en la que brillarán siempre composiciones tan memorables como "La otra" o "La bailarina"-, Jessica Atal plantea ahora una cabal actualización de la citada perspectiva de género en el tercero de sus poemarios, Arquetipos, que como el anterior ya comentado en esta bitácora -el excelente Pérdida, de 2010-, ha aparecido en 2013 bajo el destacado sello chileno RIL Editores.

Libro cuya extensión se corresponde con el abierto abanico del tema abordado, el muestrario que Arquetipos presenta no desdeña la ironía, la crudeza -sexual incluso- o la directa pintura prototípica de consecuencias inesperadas, pues el flujo de conciencia que la autora encauza en versos cortos y afilados, como puñales, dota al discurso de un original equilibrio entre lo crítico y paródico y lo furioso. En cualquier caso, una secreta sensación de desvalimiento impera en las sucesivas figuraciones de un sujeto lírico proteico necesariamente -"La mentirosa", "La sometida", "La mujer moderna", "La enamorada"...-, y que habrá de culminar travesía, en el conmovedor último poema, identificándose con la amparadora diosa Démeter, desposeída aquí de su maternidad connatural.

"Ya nadie se acuerda / del día del origen", leemos en el poema directamente titulado "La madre", y quizá por ello Arquetipos vertebra su andadura cimentándose en gestos de creación primordial: "Cosmos", "Luna", "Sol", "Tierra"; las cuatro partes de un libro sobresaliente, de invención a prueba en lo fantasioso y lo sistemático al mismo tiempo. Así, por ejemplo, en el poema "La niña", "a la caperucita roja le aterra / llegar un día a ser mujer / y encontrarse con el lobo / y su cansancio / de alma argumentada", lo que perfectamente nos explica la soñadora vibración de estos otros versos recogidos en el poema "La furia": "...y la rabia de poeta oscura / cobra fuerza bien fundada / sobre una vida más allá / del terror de la escritura / donde los animales hablan todavía / donde la imaginación alza bosques / fundamenta cielo / embellece ramas". Así también la intuición ("cierro los ojos / y sólo a ti te veo") encuentra sus limitaciones en la escurridiza esperanza, que "nunca llega a saber / lo que debía ser". "Cuántas son / las diosas eclipsadas", afirmará Jessica Atal, sin que ello aboque a la modernidad femenina, de todo punto, a una solitaria condena de negrura, pues, como la autora brillantemente escribe refiriéndose precisamente a la soledad: "soy / tu imperfecta semejanza".


Jessica Atal

martes, 22 de octubre de 2013

Un poemario: "El libro de la enfermedad", de Augusto Rodríguez



No es su primera obra publicada en España -ya en 2007 había aparecido en Barcelona Cantos contra un dinosaurio ebrio- y, sin embargo, El libro de la enfermedad (Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", nº 358; Madrid, 2013), por su altura y calado, supone un auténtico hito, a propósito de su trascendencia internacional, en la brillante y fulgurante carrera del joven escritor ecuatoriano Augusto Rodríguez (Guayaquil, 1979), también periodista, profesor y editor.

Suerte de reunión quintaesenciada de cuatro de sus anteriores obras -El beso de los dementes, La enfermedad invisible, El libro del cáncer y Voy hacia mi cuerpo-, El libro de la enfermedad constituye, en consecuencia, un compendio de las virtudes sustanciales que adornan el estilo poético del autor: imaginación poderosa, dura y violenta, en continuo ejercicio explícito; tendencia al poema en prosa para dar ancho cauce a tal expresividad; y valentía temática que no rehúye los gestos incómodos: "Desciendo de la tristeza / como si naciera / de un útero negro", leemos en un libro cuyo título, sin ambages pero sin patetismo, no llega a presagiar la intensidad expresionista de declaraciones como ésta: "La enfermedad me persigue / como un animal en celo". La enfermedad, efectivamente, se postula cual elemento insoslayable de la condición humana; centro de la existencia individual, marcada por su naturaleza efímera -"Saboreo / la derrota de mi cuerpo"- e, irremediablemente, por el padecimiento físico -"Cuelgo en el árbol / que me vio crecer. / El dolor todavía carcome / mis párpados"-.

El erotismo y la muerte vienen a abrochar una visión del hombre desesperanzada, como una "fruta rebanada y madura que cae al vacío, inmóvil, sin cáscaras y sin fe"; incluso como "una cabeza que se incendia y que no puede apagar el infierno que lleva dentro", pues "la serpiente de la palabra", nuestro último recurso ante el vértigo de lo inexplicable, "es una enfermedad agónica / en nuestra lengua". Sin embargo, más allá del hombre mismo, reinterpretando quizá aquel verso memorable de Juan Ramón Jiménez -"...y se quedarán los pájaros cantando"-, aquí, en El libro de la enfermedad de Augusto Rodríguez, "...los pájaros seguirán / en las ramas de la historia".

Autor de otros poemarios de más temprana factura y publicación -Mientras ella mata mosquitos, de 2004, o Animales salvajes y La bestia que me habita, de 2005-, la incansable actividad de Augusto Rodríguez le ha hecho merecedor de diversos galardones literarios, así como de las invitaciones a participar en destacados festivales poéticos, dentro y fuera de su Ecuador natal. Además, desde Guayaquil difunde la revista "El Quirófano" y pilota el importantísimo proyecto de El Quirófano Ediciones, donde viene dando cita a nuevas y sobresalientes voces poéticas de América y Europa.

He aquí uno de los mejores textos recogidos en su impresionante Libro de la enfermedad:


"míranos
sentados alrededor de esta mesa
durante años siglos milenios
cada uno de nosotros
hombres de este tiempo y otro
escrituras fantasmales de la noche
vivimos en este puerto
(que es nuestro y no lo es)
pequeño territorio irreal
donde navegan aquellos
que transitan
entre las nubes del desamparo
y la arena del destierro
sólo nos queda lo incierto
el poema que nunca escribiremos
la memoria que sigilosamente
nos llevará por pasillos en tinieblas
a mostrarnos
los rostros de quienes fuimos
y nunca seremos
atardeceres fragmentados
montañas invisibles
cuerpos limitando con la nada
falaz memoria
que todo lo destruye
y construye a su antojo
soledad en que transitamos
extenso territorio
no colonizado ni invadido por nadie
que no seamos los náufragos
seres que sobreviven
por vocación y amor a los adioses
a los nunca más y a los tal veces"


Augusto Rodríguez

viernes, 18 de octubre de 2013

Recital en "Los Viernes de la Cacharrería" del Ateneo de Madrid

Salón de la Cacharrería del Ateneo de Madrid


Recital de Antonio Daganzo en el ciclo poético "Los Viernes de la Cacharrería" del Ateneo de Madrid (C/ del Prado, nº 21).

Palabras introductorias de Miguel Losada -director del ciclo-.

Presentación de Jorge de Arco.

Viernes 25 de octubre de 2013, 21:30 hrs.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Vuelo en la noche - IV

Todo se busca,
se indaga,
se proyecta:
la nada tiene un cielo por delirio
y aviones como ángeles
cumplidores de horarios.

viernes, 4 de octubre de 2013

Recital de Eduardo Merino en Libertad 8 (Madrid)

Eduardo Merino


Recital poético del escritor Eduardo Merino (Madrid, 1956), basado en obra publicada e inédita.

Palabras introductorias de Francisco Caro y José Luis Fernández Hernán.

Café Libertad 8 de Madrid (C/ Libertad, nº 8): Miércoles 9 de octubre de 2013, 19:30 hrs.


Fachada del mítico Café Libertad 8 de Madrid

LIBROS DE ANTONIO DAGANZO:

SIENDO EN TI AIRE Y OSCURO
Editorial Slovento, Colección Poesía, Madrid, 2004.
Prólogo de Bernardino M. Hernando - Ilustraciones de Eugenia Ábalos y Jorge Canto.


QUE EN LIMPIDEZ SE ENCUENTRE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n°117, Madrid, 2007.


MIENTRAS VIVA EL DOLIENTE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, nº 217, Madrid, 2010; 2ª edición, 2014; 3° edición, 2015.
En Ecuador: El Quirófano Ediciones, Guayaquil, 2014.
Libro recomendado por la Asociación de Editores de Poesía (España).
Finalista del Premio de la Asociación de Editores de Poesía 2010.


LLAMARSE POR ENCIMA DE LA NOCHE
Ril Editores, Colección Poesía, Santiago de Chile, 2012.
Texto de contraportada de Guido Eytel.
Con el patrocinio de la Facultad de Ingeniería, Ciencias y Administración de la Universidad de la Frontera, Temuco (Chile).
Mención de Honor "Luis de Góngora y Argote" de Poesía, concedida por el Instituto de Estudios de Literatura Contemporánea (España).


CLÁSICOS A CONTRATIEMPO (La música clásica en la era "pop-rock")
Ensayo divulgativo sobre música culta.
Ediciones Vitruvio, Madrid, 2014.
Ilustraciones de Eugenia Ábalos.


JUVENTUD TODAVÍA
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n° 527, Madrid, 2015.
Premio de la Crítica de Madrid 2015.

Sinfonía de las palabras. Textos de Antonio Daganzo. Edición de Vicente Etxarte.

Loading...