jueves, 19 de junio de 2008

Ojos capaces de la espada...

Ojos capaces de la espada
desenvainados así, brillo pacífico.
Anhelando el ataque,
la ilusión como el aspecto fiel del desangrado,
y en la espera los vértigos seguros,
dónde la muerte,
vaticinios que yerran del acero.
Tus ojos mansos
que, al exigirme herido
cuando, por fin, decidan clavarme su mirada,
entenderán que la esperanza es suficiente razón
para abdicar del mundo.

Contribuyo al silencio

Contribuyo al silencio:
quién tan callado hablando.
Y esas palabras son las justas para hoy.
Es el silencio igualándose a la vida.
Por fortuna, no obstante,
habrá días de urgencias,
y la selva del verbo será nuestra morada.
Que el corazón, entonces,
no se nos mate ardiendo.

El silencio soy yo

El silencio soy yo porque es tu ausencia.
Silencio; soledad jamás.
Avenidas del alma transitadas por quiénes,
socavadas cómo.
Inexplicable este rito de convocarte aquí,
hacia la noche,
y tú llegando para darme la voz, apenas cielo,
y mientras vivo.
El silencio soy yo y este milagro.

Nessun dorma! (Homenaje a Puccini)

Nadie durmió en Pekín aquella noche.
Amenazaba a todos la pena capital
y una atmósfera extraña, persuadida de espinas
que, aun no clavándose
al corazón ya habían elegido,
trocaba el miedo en misterio.
Todos se echaron a las calles,
todos quisieron saber por quién sufrían,
del extranjero el nombre, las raíces.
Al alba la princesa,
ante el propio Calaf, de Timur sangre,
la verdad reveló al alma colectiva.
"Su nombre es Amor", Turandot dijo.
Qué sublime metáfora.

Tutto nel mondo é burla

Exterminio, piedad amordazada,
con magros saberes de solfeo
y unas siete lecciones de armonía:
la sangre de tus muertos aún rezuma.
Pero a fuerza de genio y disconforme
superaste las leyes de la lágrima
hasta la subversión final,
Giuseppe Verdi,
saturado de drama, de tragedia,
hasta la risa del mozo octogenario,
merced a Boito, Shakespeare, las de Windsor.
Todo en el mundo es burla,
cantó Falstaff con la fuga acechando,
y tú ya comprendías a los hombres.

Ludwig por los campos (A propósito de la Sinfonía "Pastoral")

Ya despierta tu oído:
al borde del arroyo la oropéndola,
el cuclillo, el ruiseñor, la codorniz;
luego la alegre reunión de campesinos
disuelta por el rayo,
y por último el canto pastoril
después de la tormenta, acción de gracias.
Los sonidos del campo,
Beethoven,
que no exigen tributo.
Siempre ensordece una ciudad,
incluso Viena.

jueves, 5 de junio de 2008

Hay ese yo que no me encuentro

Hay ese yo que no me encuentro
como la sangre precisa de sus venas.
Tú conduces mis pasos
y la senda que sigo es inconsciencia de ti,
pulsación toda.
Hay ese yo que no me encuentro,
pero alguien anda.

Se me pierde este abrazo

Se me pierde este abrazo
y de él las cicatrices ya mañana;
hozando, se ha adentrado en la carne
levantando la piel,
jabalí resentido, intolerable.
Quisiera, al menos, voces,
o el consuelo del arco y de la música,
para oír el dolor por el que vivo;
quisiera la palabra,
victoria del desuello,
pero tuve para ti sólo este abrazo
que se perdió.
Se me ha callado.

Tu belleza quiere ser...

Tu belleza quiere ser mi extrañamiento,
mi lejanía de ti pese a esta charla,
el adiós prematuro y demorándose.
Creo observar la rebeldía
de las cosas impares e insidiosas
donde no hay más que el orden de los seres exactos.
Y en la quieta exactitud me sincero,
sin advertirlo,
precisa tú, al día de mi pánico,
al menos durante el solo instante
que separa el corazón de la mirada.

lunes, 2 de junio de 2008

Canzonetta sull' aria

Mozart amado:
tu Lorenzo da Ponte
-de Beaumarchais y el Fígaro a la sombra-
supo contarte en bien pocas palabras:
"Canzonetta sull'aria",
del aire cancioncilla,
descrito lo ligero.
La Condesa y Susanna van cantando.

Desnuda mía, Euterpe

Musa de músicos,
Euterpe,
cómo te visten ellos.
Ni por ti ni para ti mis dones
y llegas pronto,
desnuda.
Sin haberte buscado te hago mía.

Paseamos

Paseamos
y enseñamos al mundo nuestras manos sin lazo.
Sólo palabras vinculando, acercándonos.
Mejor así.
A cada momento parece que una esperanza brota;
todo revivido en el no cuerpo de las voces.
Hablas, esclareces.
Hablo, agonizo.
Los corazones preservados de hipóteticos fuegos.
Gozo y dolor
en la tierra de nadie donde esta ciudad se ha erigido
para que por ella paseemos.
Y paseamos.

No falló Falla



Tú no escribiste notas:
esculpiste sonidos.
Mas no hallaba el cincel piedra segura;
Sólo el tú apenas tuyo de los sueños,
de las ansias, del amor,
ofrecía luz plena, el material posible.
Cuánta renuncia bárbara,
cuánta exigencia en contra de ti mismo,
qué extrema frugalidad la de tu vida
resuelta en arte puro.
Cada compás ganado te acercaba a la culpa,
frágil hombre admirable
que pedías perdón por abrazarle el viento
a las Españas.
No fallaste, Manuel;
tu producción fue parva pero noble,
aprendizaje de la no omnipotencia,
del ser y sus esquinas,
hasta el acierto lamentable del final:
quedó "La Atlántida" inconclusa.

OBRAS DE ANTONIO DAGANZO:

SIENDO EN TI AIRE Y OSCURO
Editorial Slovento, Colección Poesía, Madrid, 2004.
Prólogo de Bernardino M. Hernando - Ilustraciones de Eugenia Ábalos y Jorge Canto.


QUE EN LIMPIDEZ SE ENCUENTRE
Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", n°117; Madrid, 2007.


MIENTRAS VIVA EL DOLIENTE
Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", nº 217; Madrid, 2010; 2ª edición, 2014; 3° edición, 2015.
En Ecuador: El Quirófano Ediciones, Guayaquil, 2014.
Libro recomendado por la Asociación de Editores de Poesía (España).
Finalista del Premio de la Asociación de Editores de Poesía 2010.


LLAMARSE POR ENCIMA DE LA NOCHE
Ril Editores, Colección Poesía, Santiago de Chile, 2012.
Texto de contraportada de Guido Eytel.
Con el patrocinio de la Facultad de Ingeniería, Ciencias y Administración de la Universidad de la Frontera, Temuco (Chile).
Mención de Honor "Luis de Góngora y Argote" de Poesía, concedida por el Instituto de Estudios de Literatura Contemporánea (España).


CLÁSICOS A CONTRATIEMPO (La música clásica en la era "pop-rock")
Ensayo divulgativo sobre música culta.
Ediciones Vitruvio, Madrid, 2014.
Ilustraciones de Eugenia Ábalos.


JUVENTUD TODAVÍA
Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", n° 527; Madrid, 2015.
Premio de la Crítica de Madrid 2015.
Premio "Sarmiento" de Poesía (Valladolid, 2017).


CARRIÓN
Ediciones Vitruvio, Colección de narrativa "De Jaque Libros", nº 4; Madrid, 2017.

Sinfonía de las palabras. Textos de Antonio Daganzo. Edición de Vicente Etxarte.

Loading...