martes, 23 de julio de 2013

Un poema: "La ciudad y el invitado", de Jesús Díaz ("Quizá en otro mundo")



"Siempre la misma calle,
la misma casa, la misma estatua...,
todos abren los ojos al invitado.
Todos esperan que no se canse
de tanta rutina ciudadana.
Las bocas mueven los labios
y sus palabras inundan el asfalto.
Los coches añaden la música
mágica e irreverente
de carnaval diabólico.
El coro trágico asume el peligro
que acecha al invitado del más allá.
La ciudad camina despacio
pero las luces se apagan y encienden
demasiadas veces.
El invitado mira todo,
como es su deber,
y asiente.
Ahora salgamos del cuadro.
El artista ha pintado
una despedida donde no estamos tú y yo.
El invitado sonríe satisfecho."


Este poema, "La ciudad y el invitado", forma parte de Quizá en otro mundo (Ediciones Endymion, Colección Poesía, nº 310, Madrid, 2010), cuarto de los libros debidos al escritor y periodista Jesús Díaz Hernández (Madrid, 1954). Con sobriedad y lucidez notabilísimas, Quizá en otro mundo acierta a forjar una alianza entre la mirada subjetiva del poeta y su preocupación social, e incluso su compromiso cívico ("cuando se suplica el porvenir / se espanta la solidaridad", leemos en el poema titulado "Trabajo"), del mismo modo que cierta vena de angustia existencial no excluye la episódica celebración de la hermosura.

Si la primera sección del libro, "Llanto", está escrita en verso libre, la segunda y última, "Púrpura", se encuentra conformada por ochenta magníficos poemas en prosa -género en el que el autor demuestra una particular maestría-. En consonancia con lo dicho al final del anterior párrafo, no me resisto a citar igualmente aquí el décimo de dichos textos, dueño de una incandescente brevedad:


X

"Viene la belleza alumbrada por una vela de espuma surgida del mar. Trae el ámbar de nuestros antepasados más remotos que, en un éxtasis luminoso, perecen en un continuo renacer. Florezcamos ante la envidia divina."


Jesús Díaz

jueves, 11 de julio de 2013

Un poema: "Palencia", de Márcio Catunda ("Paisajes y leyendas de España")


Vista panorámica de Palencia


"Palencia se me antoja un jardín románico.
Me quedé enajenado,
observando las hojas dispersas
de los espacios verdes,
enhilando siglos de piedras.
Palencia la de los escudos auriculares,
que la magia de la tarde cubre de limpios azules.
Más allá de la iglesia de Santa Marina,
adosada al Convento de la Piedad,
el sereno Carrión refleja las nubes.
Me extasío con la clarividencia de la naturaleza.
Vuelvo al urbano pavimento de la Seo,
erigida en el solar de la basílica visigoda.
Su torre campanario plantada
en reposo de austero encanto.
Su cripta de piedras romanas superpuestas,
dentro del túnel custodiado por San Antolín,
legendario mártir que renegó del arrianismo.
Sus ventanales de ojiva.
Allende el semblante ornamental de sus portadas,
en el cielo una corona de pájaros gira.
Viajo en el tren con la memoria fija
en los rincones soleados.
Desde la azotea de la imaginación,
recuerdo el silencio metafísico de las visiones."


Pocos poemas habrán cantado tan directamente a la ciudad castellana de Palencia, con su hermosura sobria y conmovedora, como el reproducido líneas arriba; obra del entrañable escritor y diplomático brasileño Márcio Catunda (Fortaleza, 1957), actualmente Consejero de Prensa en la Embajada de Brasil, en Madrid.

"Palencia" se halla recogido en el volumen Paisajes y leyendas de España, que, junto con Días insólitos (ambos bajo el sello de Editorial Manuscritos), es uno de los dos poemarios que, hasta el momento, el autor ha visto publicados en nuestro país en lo que llevamos de 2013. Con ellos, Márcio Catunda, tan inspirado y culto como prolífico y generoso, ha seguido la senda que ya en 2011 había abierto otro interesantísimo par de libros: Luz sobre la historia y Autobiografía en Madrid.


Márcio Catunda

lunes, 1 de julio de 2013

Vuelo en la noche - II



Negro, negro, negro
el aire
y rápido hasta el cerebro de las nubes,
nubes sin caricia,
qué vedado lo suave en esta altura.
Todo es germen.
Todo es lampiño pensamiento,
misterioso correr en pos de formas,
de colores,
de esa pasión por la minucia
que libre al hueso lleva
y construye las manos,
cómo la vida está en las manos,
cómo las nubes piden ramas
y el verde de la carne que las cubren.
Pero todo se busca,
se indaga, se proyecta todavía
en la más absoluta oscuridad.
Y yo cruzando cual dios que al mundo nombra
sólo con el lenguaje de la tierra.

Escrito en Temuco, La Araucanía, Chile, en el mes de abril de 2007.

LIBROS DE ANTONIO DAGANZO:

SIENDO EN TI AIRE Y OSCURO
Editorial Slovento, Colección Poesía, Madrid, 2004.
Prólogo de Bernardino M. Hernando - Ilustraciones de Eugenia Ábalos y Jorge Canto.


QUE EN LIMPIDEZ SE ENCUENTRE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n°117, Madrid, 2007.


MIENTRAS VIVA EL DOLIENTE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, nº 217, Madrid, 2010; 2ª edición, 2014; 3° edición, 2015.
En Ecuador: El Quirófano Ediciones, Guayaquil, 2014.
Libro recomendado por la Asociación de Editores de Poesía (España).
Finalista del Premio de la Asociación de Editores de Poesía 2010.


LLAMARSE POR ENCIMA DE LA NOCHE
Ril Editores, Colección Poesía, Santiago de Chile, 2012.
Texto de contraportada de Guido Eytel.
Con el patrocinio de la Facultad de Ingeniería, Ciencias y Administración de la Universidad de la Frontera, Temuco (Chile).
Mención de Honor "Luis de Góngora y Argote" de Poesía, concedida por el Instituto de Estudios de Literatura Contemporánea (España).


CLÁSICOS A CONTRATIEMPO (La música clásica en la era "pop-rock")
Ensayo divulgativo sobre música culta.
Ediciones Vitruvio, Madrid, 2014.
Ilustraciones de Eugenia Ábalos.


JUVENTUD TODAVÍA
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n° 527, Madrid, 2015.
Premio de la Crítica de Madrid 2015.

Sinfonía de las palabras. Textos de Antonio Daganzo. Edición de Vicente Etxarte.

Loading...