sábado, 15 de marzo de 2014

Un poemario: "Oh, siglo veinte", de Pablo Méndez



Tras el palmario éxito de Ana Frank no puede ver la luna (Premio de la Crítica de Madrid - 2010, en su modalidad de poesía; cuatro ediciones hasta ahora en España; salto a Iberoamérica merced a publicaciones en Ecuador y México), Pablo Méndez regresa a los anaqueles de novedades literarias con otro de sus trabajos llamados a constituirse en hitos de su ya extensa e importante carrera -pese a la juventud que aún adorna al autor-. En efecto, obra mayor es Oh, siglo veinte (Ediciones Vitruvio, Colección "Baños del Carmen", nº 423; Madrid, 2014); obra ambiciosa y de sana ambición cumplida, pues consistía aquí el reto en guardar fidelidad a los postulados bien definidos de una poética basada en la claridad y la emoción, y, al mismo tiempo, ponerlos al servicio de un cuadro histórico eminentemente lírico, lleno de palpitantes claroscuros.

"Toda la sangre del mundo / en tu vieja y descolorida cartera", escribe Pablo Méndez a propósito de la pasada centuria; esa que, sin embargo, ya no acertamos a vivir de nuevo en el momento actual. He aquí el magma generador de Oh, siglo veinte: la paradójica añoranza. Desde ese fecundo sentimiento, muchas de las inquietudes líricas del autor -el registro abiertamente autobiográfico, la figura de la madre y en general de la mujer en su dimensión afectiva, la pasión inmarcesible por los libros y sus autores (y por el cine también), la fascinación por los gatos, la educación sentimental como logro perdurable de la adolescencia o el peso de los vínculos familiares en el desarrollo del individuo- se despliegan con suma habilidad en una especie de álbum fotográfico que aúna pasado y presente; álbum irrevocablemente emocional cuyas diversas escenas, y cuyos variados puntos de vista y personajes, no pretenden en absoluto agotar, mediante su plural planteamiento y desarrollo, la exploración retrospectiva de un tiempo histórico sino ofrecer una visión subjetiva de conjunto, leve y honda a la vez, suave y trágica, nostálgica y ferviente, en la que el imborrable costurón de nuestra Guerra Civil reviste una forzosa trascendencia.

"Será así mi poema... y eso que ahora sé / que no lo escribiré yo, sino tú", concede Pablo Méndez en "El deseo y la realidad", generoso, seguro de que la emoción compartida con los lectores es cifra fiel del misterio lírico. Otros memorables poemas de Oh, siglo veinte, como "Club privado", "El hacha del abuelo", "La madre" o el conclusivo "Federico García Lorca", lo prueban con excepcional fortuna, al tiempo que se erigen como faros de poderosa luz en la región costera y azarosa de esta obra sobresaliente.


Pablo Méndez

No hay comentarios:

LIBROS DE ANTONIO DAGANZO:

SIENDO EN TI AIRE Y OSCURO
Editorial Slovento, Colección Poesía, Madrid, 2004.
Prólogo de Bernardino M. Hernando - Ilustraciones de Eugenia Ábalos y Jorge Canto.


QUE EN LIMPIDEZ SE ENCUENTRE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n°117, Madrid, 2007.


MIENTRAS VIVA EL DOLIENTE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, nº 217, Madrid, 2010; 2ª edición, 2014; 3° edición, 2015.
En Ecuador: El Quirófano Ediciones, Guayaquil, 2014.
Libro recomendado por la Asociación de Editores de Poesía (España).
Finalista del Premio de la Asociación de Editores de Poesía 2010.


LLAMARSE POR ENCIMA DE LA NOCHE
Ril Editores, Colección Poesía, Santiago de Chile, 2012.
Texto de contraportada de Guido Eytel.
Con el patrocinio de la Facultad de Ingeniería, Ciencias y Administración de la Universidad de la Frontera, Temuco (Chile).
Mención de Honor "Luis de Góngora y Argote" de Poesía, concedida por el Instituto de Estudios de Literatura Contemporánea (España).


CLÁSICOS A CONTRATIEMPO (La música clásica en la era "pop-rock")
Ensayo divulgativo sobre música culta.
Ediciones Vitruvio, Madrid, 2014.
Ilustraciones de Eugenia Ábalos.


JUVENTUD TODAVÍA
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n° 527, Madrid, 2015.
Premio de la Crítica de Madrid 2015.
Premio "Sarmiento" de Poesía (Valladolid, 2017).

Sinfonía de las palabras. Textos de Antonio Daganzo. Edición de Vicente Etxarte.

Loading...