sábado, 19 de abril de 2014

Un libro para los más jóvenes: "Prohibido leer a Lewis Carroll", de Diego Arboleda y Raúl Sagospe



La concesión del prestigioso Premio Lazarillo de Creación Literaria, en noviembre de 2012, al escritor madrileño (aunque nacido en Estocolmo en 1976) Diego Arboleda abrió gozosamente el camino a la cuarta de sus publicaciones, bajo el sello de la Editorial Anaya, en colaboración con el ilustrador Raúl Sagospe (Madrid, 1974). Y a fe que la obra distinguida, y ya convertida en libro, Prohibido leer a Lewis Carroll, reúne en sus páginas méritos más que sobrados para alzarse victoriosa en dicho certamen o en cualquier otro de similar categoría: de hecho, quienes hayan seguido de cerca la evolución de Diego Arboleda verán este logro como la consecuencia lógica de una óptima escritura a la que, dentro del presente ámbito de la literatura juvenil, ya se debe el hito del inmediatamente anterior Papeles arrugados -sólo por poner un ejemplo-. Quienes además estén al tanto de la trayectoria del tándem Arboleda-Sagospe no se asombrarán ante los fabulosos resultados de un libro absolutamente enaltecido por su invención y su excelente humor.

Al igual que el ya referido Papeles arrugados, Prohibido leer a Lewis Carroll presenta un trasfondo histórico de suma importancia; sólo que aquí los panoramas implícitos ceden su lugar a las anécdotas menudas hasta el punto de hacerlas convivir con las inventadas, de manera que realidad y ficción se funden en una confusión nada disuasoria sino perfecta para rendir homenaje, desde parámetros fundamentalmente realistas o verosímiles, a las inmortales obras del inglés Lewis Carroll (1832-1898) Alicia en el País de las Maravillas y Alicia a través del espejo. Arboleda apuesta esta vez por la linealidad del relato -sin sus interpolaciones narrativas características-, lo que ayuda a conducir toda la corriente de fantasía caótica que domina el texto hacia sus memorables personajes -con la institutriz "desastriz" Eugéne Chignon a la cabeza-, las delirantes situaciones generadas -nunca gratuitas sino fundadas en rasgos caracterológicos bien definidos- y el desternillante absurdo -lleno de virtuosismo- de muchos de sus diálogos.

La primorosa atención al detalle del ilustrador Raúl Sagospe, así como la frescura que exhala toda su imaginación visual, secundan punto por punto la acción de Prohibido leer a Lewis Carroll hasta su feliz término, majestuoso como pocas veces en las narraciones de Diego Arboleda, quien en esta inspirada obra ejercita su sentido de la bondad humana mediante esos sostenidos raptos de ironía constructiva que le son tan peculiares.

No hay comentarios:

LIBROS DE ANTONIO DAGANZO:

SIENDO EN TI AIRE Y OSCURO
Editorial Slovento, Colección Poesía, Madrid, 2004.
Prólogo de Bernardino M. Hernando - Ilustraciones de Eugenia Ábalos y Jorge Canto.


QUE EN LIMPIDEZ SE ENCUENTRE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n°117, Madrid, 2007.


MIENTRAS VIVA EL DOLIENTE
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, nº 217, Madrid, 2010; 2ª edición, 2014; 3° edición, 2015.
En Ecuador: El Quirófano Ediciones, Guayaquil, 2014.
Libro recomendado por la Asociación de Editores de Poesía (España).
Finalista del Premio de la Asociación de Editores de Poesía 2010.


LLAMARSE POR ENCIMA DE LA NOCHE
Ril Editores, Colección Poesía, Santiago de Chile, 2012.
Texto de contraportada de Guido Eytel.
Con el patrocinio de la Facultad de Ingeniería, Ciencias y Administración de la Universidad de la Frontera, Temuco (Chile).
Mención de Honor "Luis de Góngora y Argote" de Poesía, concedida por el Instituto de Estudios de Literatura Contemporánea (España).


CLÁSICOS A CONTRATIEMPO (La música clásica en la era "pop-rock")
Ensayo divulgativo sobre música culta.
Ediciones Vitruvio, Madrid, 2014.
Ilustraciones de Eugenia Ábalos.


JUVENTUD TODAVÍA
Ediciones Vitruvio, Colección Baños del Carmen, n° 527, Madrid, 2015.
Premio de la Crítica de Madrid 2015.
Premio "Sarmiento" de Poesía (Valladolid, 2017).

Sinfonía de las palabras. Textos de Antonio Daganzo. Edición de Vicente Etxarte.

Loading...